En la época de Hildegarda, la medicina, aún no diferenciada como lo es hoy, se basa en la Teoría de los Humores.

 

 

Volver