Viviendo en una época en la que reinaba la Teoría de los Humor, Hildegarda no podía estar en ruptura con ésta y su vocabulario se refiere a ella constantemente. Sin embargo, su enseñanza va más allá de esta teoría por una concepción más global de la que ciertos aspectos parecen anticipar la visión moderna. Pero permanece anclado en una visión global u holística del ser humano fundamentalmente espiritual.

 

 

Volver