La personalidad inusual de Hildegarda y la multiplicidad de facetas de su actividad se prestan a numerosas Lecturas legítimas y menos legítimas.

Esto especialmente porque parece ser muy moderno.

 

 

Volver