Las propiedades de las moléculas activas de este aceite de cáñamo son hidratantes y protectoras.

El aceite de cáñamo es de 10 a 40 veces más concentrado en Omega 3 que el aceite de argán, aguacate o coco.

La concentración de ácidos grasos esenciales y vitamina E proporciona una hidratación única, calma y protege la piel sensible.

 

Los aminoácidos y las vitaminas del aceite de cáñamo fortalecen la película hidrolipídica de la piel. Además, los ácidos grasos esenciales presentes en el aceite de cáñamo combaten los radicales libres y fortalecen el sistema inmunológico.

El aceite de cáñamo seco penetra rápidamente sin dejar una película grasosa. Hidrata, calma y protege.

Múltiples propiedades hidratantes y regenerantes, para una piel más sana y mejor protegida. Evita la deshidratación de la epidermis Protege las células contra los radicales libres No comedogénico, el aceite de cáñamo no obstruye los poros de la piel Fortalece la barrera cutánea EDAD VE VE EDAD VE AAE El aceite de cáñamo calmante contiene 85% de ácidos grasos esenciales y en proporciones ideales. Esta composición excepcional le confiere virtudes reconocidas históricamente para aliviar afecciones de la piel como: eczema, psoriasis, acné. El aceite de cáñamo tiene propiedades antiinflamatorias comprobadas y se cree que promueve la curación. Reestructurante, por su riqueza en vitamina E y ácidos grasos esenciales, el aceite de cáñamo es un poderoso antioxidante. Como resultado, protege la piel de las agresiones.

Utilizamos en Aceite seco de día de cáñamoCrema reparadora de cáñamo.